La cantidad de contagios ofreció a Italia una buena noticia: 2.477 casos, lo que representa una leve baja respecto de los días anteriores. Sin embargo, el número de fallecidos no se detiene y, de acuerdo con el reporte de ayer, perdieron la vida otras 760 personas. Estas cifras elevan a 13.915 los muertos y a más de 115.000 los infectados.

Pese a la terrible situación que atraviesa Italia desde hace semanas, las autoridades abrieron una luz de esperanza. Angelo Borrelli, jefe de Protección Civil, reveló que "1.431 pacientes recibieron el alta médica", con lo que se mantiene la tendencia iniciada a principios de semana. "En total, 18.278 personas superaron la enfermedad", afirmó.

No obstante, las autoridades advirtieron: "Que nadie imagine volver a las playas o a los conciertos hasta que se encuentre una terapia o una vacuna contra el Covid-19".

En tanto, para seguir aplanando la curva de los contagios, rige el aislamiento obligatorio, que fue extendido hasta el 13 de abril. La medida vino con una polémica, ya que se aprobaron algunas excepciones. Una de ellas es que a partir de ahora se puede circular con nenes, que pueden salir de a uno y acompañados de sus padres, para caminar al aire libre siempre que sea cerca del domicilio de residencia.