Las grietas internas en la política no descansan ni siquiera en tiempos de cuarentena. Fue Sergio Berni -ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires- quien criticó a los intendentes que decidieron cerrar los accesos a sus municipios, como medida para controlar la circulación del virus.

"Cuestiono todo lo que no sea ordenado o sugerido dentro del gobierno nacional. Cerrar las entradas puede ser contraproducente. Si el intendente tiene el sustento científico de que al poner un montículo de tierra vamos a disminuir la circulación viral, ponemos cien. Pero no hagamos cosas que están libres a la interpretación de cada uno", reclamó en radio La Red.

Para Berni, "hay que entender que todas las decisiones necesitan de un razonamiento epidemiológico. Esto no se trata de tirar tierra donde a cada uno se le ocurra. Hay que estudiar". En esa línea también disparó duramente contra la decisión de la ciudad (ver tema principal), ya que "la gran mayoría de los trabajadores de servicios esenciales viene del conurbano profundo".

Asimismo, el funcionario dejó un mensaje para quienes se encuentran fuera de sus casas: "Si alguien se fue a la costa a pasar la cuarentena, no se puede ir" de ese lugar.