A raíz del coronavirus y su rápida propagación, desde la dirigencia de Boca se unieron al pedido de varios clubes que pedían por la suspensión de la Copa de la Superliga. Mientras tanto, anoche, cuando la delegación xeneize llegó a Mendoza, se decidió que sus jugadores no saludaran a los hinchas mendocinos que fueron a recibirlos a la puerta del hotel.