E n un hecho tan aberrante como inexplicable, un joven de 17 años le propinó una salvaje golpiza a otro de 16 mientras viajaban en un micro. El hecho ocurrió en un colectivo de la línea Oeste, de la ciudad de La Plata, que transitaba en ese momento por el barrio de Melchor Romero, y quedó registrado por la cámara del celular de otro pasajero que sería cómplice del agresor.

En la parte trasera del ómnibus, un joven se sentó al lado de otro. En el transcurso del recorrido, el agresor le preguntó a la víctima de qué barrio era y al comprobar que vivía en la localidad de Abasto se violentó contra él. Tal como puede apreciarse en la filmación, le propinó una serie de codazos que le impactaron en la sien y en el rostro. Nadie intervino. La víctima, luego de un par de golpes atinó a cubrirse la cara con una de sus manos y se abalanzó sobre su agresor para evitar que siguiera dándole codazos.

Si bien el video se corta a los 20 segundos, la mamá del adolescente agredido asegura que es más extenso. Lo que no se muestra es que el joven cae tendido al piso y cuando el agresor con sus amigos se bajan en la parada de 169 y 520 le pegan patadas en la cabeza. "Eran 15 en total y a medida que iban descendiendo del micro le pegan en la cabeza. Nadie intervino para ayudarlo, ni siquiera el micrero", denunció la mamá.

La escena, en la que se ve al atacante vestido con un buzo gris y pantalón de jean, aparentemente fue premeditada, ya que en el video se ve que el que filma enfoca a ambos cuando nada hacía sospechar que sucedería la golpiza. "Le preguntó ‘¿vos sos de Abasto?’. Mi hijo, como medio dormido que estaba, le responde que sí y ahí fue que lo golpeó. Él no entendía nada. Pero hay una rivalidad entre las localidades de Melchor Romero y Abasto y estos chicos son de Romero", precisó. La mujer asegura que esa rivalidad se da por cuestiones de fútbol y que su hijo "no tiene nada que ver con esas pandillas antagónicas porque no hace deportes".

El joven herido fue asistido en el Hospital Alejandro Korn, del mismo barrio de la capital de la provincia de Buenos Aires. Conocidos del agresor y de su entorno aseguraron que "se trata de una banda dedicada a golpear en patota a otras personas durante sus salidas".