El pico de transmisiones de Covid-19 en China ha llegado a su fin, anunció ayer un portavoz de la Comisión Nacional de Salud del país asiático y que recoge la agencia estatal Xinhua.

El Ministerio de Salud de China confirmó la muerte de 11 personas más, lo que supone un total de 3.169 fallecimientos, a causa del nuevo coronavirus y el contagio de otras 15, sumando así 80.793, tras otro día de descensos en el número de casos que afectan al país asiático.

Las autoridades sanitarias chinas indicaron que de las 11 muertes, diez de ellas se han producido en la provincia de Hubei, donde se encuentra la ciudad de Wuhan -epicentro de la pandemia- y una en Shaanxi.