Las autoridades sanitarias nacionales que realizaron las tareas de control de temperatura y entrevistas sobre el estado de salud del pasaje y la tripulación de un crucero proveniente de Brasil informaron que ninguna de las personas presenta síntomas compatibles con COVID-19 y concluyeron que no existe riesgo de diseminación del virus. En este sentido, las autoridades encargadas de aplicar el protocolo sostuvieron que los argentinos que se encontraban dentro del barco ya están en condiciones de desembarcar y dirigirse a sus domicilios donde deberán, como toda persona asintomática que proviene de zonas de riesgo, realizar el aislamiento preventivo domiciliario. Mientras que en el caso de los pasajeros extranjeros, Migraciones será la encargada de coordinar el retorno de las personas a su lugar de origen. "Ya finalizó la evaluación de riesgo del crucero y no se encontró ningún pasajero o tripulante con síntomas compatibles con el COVID-19", informó el secretario de Calidad de la Salud, Arnaldo Medina, quien estuvo junto al ministro del Interior, Wado de Pedro, supervisando las acciones de control sanitario.