M ás allá de este complicado contexto que nos toca vivir a todos por culpa del coronavirus, Silvio Romero se refirió a la situación particular que le toca vivir como padre, pues su hijo Mateo, de 4 años, padece una encefalopatía crónica no evolutiva, más conocida como parálisis cerebral. "Cambiaría todos mis logros por su salud. Cambiaría de profesión si fuera necesario", comentó el goleador de Independiente.

En diálogo con Radio Mitre, el Chino mostró su orgullo paternal: "Me gusta mucho hablar de Mateo, de lo que es su día a día. Para nosotros fue una enseñanza desde el minuto cero. Es un ejemplo desde que nació. Se levanta con las mismas ganas y felicidad. Todavía no logra comunicarse de manera normal. Lo estimulamos para que tenga la menor cantidad posible de secuelas".

Por otra parte, Romero también se refirió a la polémica que se había generado en torno a la suspensión del fútbol: "Agremiados hizo un buen trabajo. Con aciertos y errores, nos sentimos identificados".

Togni, operado

El zurdo Gastón Togni fue intervenido quirúrgicamente ayer a raíz de la rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, la segunda que sufre en su carrera. Además, la artroscopia también reveló que tenía roto el menisco interno y una pequeña lesión en el menisco externo. Su recuperación demandará entre seis y ocho meses.