China vivió ayer su tercer día consecutivo sin contagios de coronavirus, aunque los casos importados continúan aumentando, lo que ha llevado a las autoridades a extremar las medidas de control a las personas que regresan del exterior.