C inco internos muertos y decenas de heridos fue el saldo trágico de una tarde de motines en varias penitenciarías del país. Con Santa Fe y Buenos Aires como escenarios, los reclusos se amotinaron para reclamar condiciones de seguridad e higiene para prevenir el coronavirus en los centros de detención.

Mientras en las cárceles de Batán y de Florencio Varela se produjeron intensas protestas, hacia la noche del lunes se consiguió recomponer el diálogo bajo el compromiso de las autoridades de analizar un petitorio de los reclusos.

Una situación muy diferente se vivió en Coronda, donde hubo fuertes enfrentamientos entre bandas en el penal y los incidentes terminaron con un muerto, a causa de un facazo, y varios heridos.

Paralelamente, también en la santafesina Las Flores se produjo una virtual toma total de los seis pabellones de la cárcel, la imagen de los reclusos subidos al techo conmocionó a la ciudad tranquila, en la que varios penitenciarios fueron rescatados ante el intento de fuga. En este caso, el escenario imposibilitaba la negociación, por lo que ocho grupos de irrupción dominaron la situación con armas antitumulto y francotiradores en los muros perimetrales. Al ingresar en los pabellones, la imagen fue de espanto: cientos de presos que se habían alzado exponían heridas de todo tipo y hubo ensañamiento entre los acusados por delitos sexuales, los cuatro muertos cursaban condenas de este tipo. Dos fueron atacados con arma blanca y dos brutalmente calcinados.

"Lo que pedimos es que se cumplan los derechos que tenemos", gritaban los detenidos bonaerenses en varios mensajes de WhatsApp, que circulaban desde el interior de las unidades. Entre los principales reclamos, los reclusos pedían mejoras del servicio de control médico, medicamentos, agua potable y resolver el histórico hacinamiento. Según datos del Cels, en un informe presentado en 2019, en las unidades penitenciarias del país hay una superpoblación de más del 100%, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires hay unos 51.000 presos, para una plaza disponible de 26.000.

Más allá de las víctimas fatales, los disturbios en las cárceles bonaerenses y santafesinas alertaron a las autoridades, que ahora temen una segunda ola, en la que podrían sumarse otros centros de detención. Como anticipo, los detenidos en Santa Fe comenzaron ayer con una huelga de hambre masiva.

Como paliativo, en la provincia de Buenos Aires ayer el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, decidió autorizar a los familiares de los presos a llevarles viandas con alimentos y medicamentos a las unidades penitenciarias. "Es una opción que existía antes del decreto nacional y ahora permitirá que se entreguen insumos específicos como excepción. Las medidas de seguridad se han reforzado para que el ingreso de familiares no ponga en peligro a la población carcelaria, porque son ellos mismos los que quieren evitar el contacto con el exterior, para bajar el peligro de contagio", explicó una fuente ministerial a "Crónica". Además, desde la cartera que dirige Alak le confirmaron a este diario que, tras los disturbios del lunes, los servicios penitenciarios volvieron a su funcionamiento normal.

Un dato no menor es que los disturbios ocurrieron en el momento en que la Justicia analiza varios cientos de pedidos de prisión domiciliaria, presentados en las últimas semanas ante los peligros de la pandemia. Todo indica que la agitación carcelaria apuntó a presionar por las respuestas. Lo mismo está sucediendo en otras partes del mundo.

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos