Esta es la segunda vez que Tokio sufre la postergación de sus Juegos Olímpicos. La anterior había sido en 1940, debido a la Segunda Guerra Mundial. También fueron cancelados por conflictos bélicos ecuménicos los Juegos de Berlín 1916 y Londres 1944.