El menor dijo que se deshizo del buzo que llevaba puesto porque había quedado manchado con sangre y marcó el lugar donde lo arrojó, pero los investigadores no lo encontraron, a pesar del rastrillaje.