El dato revelado por el Indec demuestra la profundidad de la pérdida de poder adquisitivo de los argentinos el año pasado.