El gobierno de España decidió que las funerarias no podrán aumentar los precios de sus servicios, que deben ser retrotraídos a los valores vigentes el 14 de este mes.