S oy una señora grande y sigo haciendo música con la misma pasión". Así se define Marcela Morelo, que más allá de lo falso en la primera parte de su declaración, demuestra con hechos que se mantiene al ritmo en el que la industria le exige, pero bajo sus propias condiciones. En charla con DiarioShow, la artista comenta que arrancó el año con una canción que realizó junto con Soledad Pastorutti, "Almas gemelas". "Tener algo nuevo renueva las energías y cambia el aire. Me da libertad, es para aprovechar que puedas lanzar una canción sin necesidad de esperar el disco. Se puede ver y escuchar el mundo entero. Antes, cuando no existía todo esto, después que hacías el tema tenías que ponerlo en un disco, enviarlo, fabricarlo a eso estábamos acostumbrados. Cambiar el formato es bueno. Y el dueto es con Sole, así que tiene una energía especial", declara.

La canción habla de la unión de dos personas, no sólo dentro del amor romántico, sino también "lo que sucede cuando uno se entiende a nivel alma, con esa sensibilidad. Cuando encontrás a alguien con la que fluye la energía, y no tenés que dar explicaciones, porque no hacen falta las palabras y se produce un pequeño milagro".

A propósito, ejemplifica: "Hay veces que una mirada vale más que un discurso enorme. Lo resumo con mis hijos. A veces sin hablar, puedo ser más clara con mis gestos o acciones que cuando les quiero explicar con palabras y me enredo. Termino no trasmitiendo la esencia de lo que quería decirles. Hoy mismo me siento a ver tele, y todos los programas tienen panelistas, y hablan a la vez. No dicen nada claro, todos opinan sobre otros, y realmente siento que las palabras sobran, literalmente".

Marcela adoptó a sus tres hijos con su marido, el productor Rodolfo Lugo. Hoy tienen 11, 8 y 6 años, y, según ella, aprende con ellos más allá de lo que pueda enseñarles. "No quiero ser la rectora de la casa y sólo prohibir, o decir qué se puede hacer y qué no. Hace poco, cuando estaba cansada de ver cómo uno jugaba todo el tiempo a los videojuegos, me puse del otro lado y le pedí que me bajara el juego a mi tablet. Él se ocupó y me enseñó. Me interesa acercarme porque son los jóvenes que van a interpretar lo que nosotros dejamos y hacer el nuevo mundo todos los días. Los chicos te enseñan y te guían, me piden límites ellos mismos con sus necesidades, con sus explicaciones, miradas o abrazos. Se aprende un montón siendo madre".

Para cerrar, explica que para ella y para todos, el 2020 será un año de cambios grandes. Y aclara que "a veces cuando, crecés es difícil afrontar el cambio, porque el miedo te atrapa y te hace quedarte en el lugar que estás, porque estás cómodo. Pero quién dice que está buenísimo quedarse. El piso sobre el que nos paramos hace muchos años no es tan seguro. Cómo sabés, el trabajo de uno es dejarse llevar y abrirse a lo nuevo".

Ver más productos

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Ver más productos