Liberado por la justicia, Julio De Vido estuvo ayer en Comodoro Py, donde recibió la notificación formal de su habilitación para no cumplir más prisión domiciliaria. En declaraciones a diversos medios, reavivó sus diferencias con el presidente Alberto Fernández y aseguró que "yo no soy oficialista".

"Tengo profundas diferencias sobre las políticas que se están llevando adelante, principalmente en el tratamiento de la deuda".

Cuando le preguntaron si se sintió apoyado por Cristina Kirchner durante su detención, evitó mencionarla entre quienes efectivamente lo respaldaron: "Me apoyó mi esposa, mis compañeros que vinieron a visitarme, mis compañeros que estuvieron presos conmigo". Ante la repregunta de si cree que lo dejaron solo, contestó: "Algunos mentecatos y temerosos me dejaron solo, pero nunca estuve solo, siempre estuve rodeado de los afectos".

"Durante el kirchnerismo no hubo corrupción. Que a mí me conste, ninguna. Sí la hubo en los últimos cuatro años. Salimos en libertad no porque Alberto es presidente, sino por el voto soberano", dijo en declaraciones a Radio Con Vos.

Once

Además, sostuvo que "si hay justicia, la causa Once se va a caer", y rechazó las críticas de las familias de las víctimas. "Ya he sido juzgado, he estado 900 días detenido y estamos apelando el fallo vergonzoso del tribunal oral que preside el juez Bertucci, puesto por decreto por Macri y reconocido por el doctor Lorenzetti como un tribunal armado para condenarnos".