La multifacética Fátima Florez y su marido Norberto Marcs se encuentran en cuarentena como todos los argentinos. En su amplio departamento, cuenta la rubia, la pasan muy bien ya que están acostumbrados a trabajar juntos y convivir desde hace muchos años. Reflexionó también acerca de la difícil decisión que tomó el Presidente de la Nación con respecto a la pandemia: "Lo hizo para cuidarnos a todos. El parate es fuerte; nosotros, obvio, suspendimos nuestras vacaciones, las que teníamos planificadas después de hacer la temporada en Mar del Pata, y estamos preocupados porque nosotros somos una pequeña empresa, somos emprendedores chiquitos que la venimos remando y tanto mi marido como yo sabemos que el teatro es uno de los rubros que estará suspendido durante mucho tiempo más, inclusive escucho atentamente a los grandes empresarios como Carlos Rottemberg y Daniel Grinbank". También admitió que hace gimnasia en su casa. "Tengo bicicleta fija y otros aparatos. A la noche, con música, entreno entre 45 y 60 minutos. Y antes de cenar salgo al balcón con distintos personajes. La gente me aplaude, me espera y sé que les doy un poco de alegría", finalizó.