El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la Argentina necesita un "alivio sustancial" para reestructurar deuda por más de 68.000 millones de dólares, al hacer referencia a quitas que podrían aplicarse sobre el monto adeudado. A su criterio, hay que "maximizar la aceptación de los acreedores".

"Si alguien piensa que vamos a patear la pelota de una manera que obligue a otra reestructuración más adelante, deberían pensarlo de nuevo, porque no vamos a hacer eso", enfatizó Guzmán, en declaraciones a la agencia Reuters.

Además ratificó que, a raíz de la pandemia de coronavirus, suspendió el "road show" que tenía previsto hacer en el exterior para explicar, en persona, cuáles son los ejes de la reestructuración de la deuda. "Ahora estamos en una situación de emergencia global que requiere que todas las partes sean flexibles", justificó el ministro, quien tomará contacto con los acreedores a través de videoconferencias. Sobre la propuesta que se formulará a los acreedores, Guzmán evitó entrar en detalles, pero resaltó: "no aceptaremos nada que no sea sostenible. Seremos absolutamente firmes en eso".