La terrible situación fue descubierta cuando la madre biológica de la infortunada víctima, y a su vez pareja del individuo, hizo mención a la odisea de la chiquilla.