E ste 3 de agosto nos encontró en otro contexto con respecto a la pesca, unidos de forma virtual luchando contra un enemigo invisible que ya va dejando huella en una sociedad que sigue sorprendida y todavía incrédula en muchos casos.

Mientras en el interior los aficionados vuelven a tirar la caña, quienes habitamos en el AMBA seguimos a la espera de las mejoras en las estadísticas, curvas y proyecciones sanitarias que nos permitan salir del ostracismo pesqueril, el cual nos dejó sin abrazos ni encuentros y sin la clásica Copa Aniversario Rosario Grande, disputada en el Club de Pescadores.

El evento conmemora el nacimiento de esta institución allá por el 3 de agosto de 1903 en el muelle de los franceses, llamado así porque era utilizado por una carbonera de esa bandera. De esta forma pasa a ser la primera sede de una asociación de pescadores deportivos en el mundo, instalando definitivamente la pesca recreativa como una actividad social que atrajo especialmente a los snobs de la época en Buenos Aires.

Cuenta la historia que tras varias sudestadas los miembros del club solicitaron autorización para construir un nuevo muelle sobre las aguas del Río de la Plata y así, el 16 de enero de 1937, con la presencia del presidente de la República, general Agustín P. Justo, se inauguró oficialmente, totalmente terminado, amueblado y decorado, el edificio social actualmente declarado Monumento Histórico Nacional, de estilo anglonormando, un poco más refinado que el viejo Tudor y originario de los finales de la arquitectura medieval. Su elegante silueta que recorta el río al amanecer pasó a ser una clásica postal porteña, tentándonos a visitar esta joya aunque no nos atraiga el deporte del silencio.

Se desconoce exactamente de qué forma llega esta actividad a nuestro país, pero seguramente habrá sido a través de los inmigrantes europeos que no sólo descubrieron campos fértiles para cultivar, sino también un territorio rodeado de ríos, lagunas y un mar que se tornaba dulce al chocar con una renaciente urbe.

De lo que sí hay testimonios es de quienes pasaron por sus refinados salones, entre los más populares está el mítico Carlos Gardel. También, generaciones enteras de pescadores que en muchos casos han pedido tener como última morada las aguas que bañan ese muelle; hay cientos de cañas antiguas, copas, fotos y elementos de todo tipo, haciendo que el espíritu de la pesca viva en sus pasillos. El que ve desde afuera a esa gente absorta mirando el agua no entiende, y seguramente dice que son bichos raros.

Sobre esto hablamos con Victoria Favilla, artista plástica y licenciada en economía. No es pescadora, pero visita el muelle cuando acompaña a Pablo a sus jornadas deportivas en el club. Ella aprovecha esa breve navegación que propone estar parados sobre el estuario para leer, dibujar o simplemente desconectarse en un espacio donde, según sus palabras, la contemplación es el común denominador, se admira de la paciencia puesta en tener la suerte de lograr un pez después de horas de preparación, las que incluyen tener todo listo el día anterior con una dedicación casi quirúrgica.

También siente que los vínculos son parte de la pesca, conocerse, compartir y acoplarse a una especie de gran familia que entiende que en esos momentos no hace falta más que los afectos y el río; de esos bocetos logró un retrato maravilloso de la fachada del club en una nublada tarde de otoño, imagen que aquí compartimos. Después de todo, los pescadores no somos tan raros, sí tal vez un poco románticos.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos