En su entrenamiento realizan pruebas de disparos de precisión caminando, camuflados, desde helicóptero y en altura, y a distancias que varían desde 100 hasta 600 metros, entre otras. Pero deben analizarlo mucho antes de hacerlo: son el último recurso.