Tienen 20 y 21 años y uno de ellos le aportó a la policía el dato de donde podría estar el cuerpo