U n peritaje al teléfono celular de ex fiscal regional de Rosario Patricio Serjal lo complica más en la causa por el presunto cobro de coimas para proteger a un capitalista del juego clandestino. Según la pericia, el funcionario judicial reseteó la aplicación WhatsApp cinco veces en poco más de un mes, "en momentos clave de la investigación".

La misma investigación determinó que lo mismo ocurrió con el celular del fiscal de grado Gustavo Ponce Asahad, quien el martes pasado quedó imputado con prisión preventiva por 90 días por cohecho e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada de Rosario apuntaron al funcionario, que supuestamente habría cobrado entre 4.000 y 5.000 dólares mensuales a Leonardo Andrés Peiti, imputado de integrar una banda dedicada al juego ilegal y a extorsiones a comerciantes, que la semana pasada se presentó en la causa bajo la figura de "arrepentido".

Entre las pruebas que la Justicia tiene contra Serjal hay dos tíckets de peaje y uno de carga de combustible, que demostrarían que viajó a Buenos Aires para encontrarse con el empresario. Además, cuentan con los testimonios de este y de dos funcionarios públicos, con todo lo cual intentarán imputarlo este martes por "diseñar y ejecutar un plan delictivo" para beneficiarse económicamente.

Peiti declaró que se encontró "dos veces" con Serjal, una en un bar del centro de Rosario y otra en un hotel de Recoleta, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El arrepentido explicó ante la Justicia que los encuentros fueron luego de sufrir un ataque en su casa: "Tenemos una charla ahí en un bar. Le pregunté a Patricio cómo era el tema y me dice: ‘Mirá, te aconsejo que no denuncies, porque no están dadas las garantías de hoy por hoy denunciar, tratá de seguir dilatándolo y manejate con Gustavo por el tema de la cuota".

Hasta ahora, los fiscales acusadores no presentaron más evidencia sobre ese encuentro en un bar de Dorrego y Mendoza de esta ciudad, pero sí sobre el segundo señalado por Peiti, ocurrido el 14 de noviembre de 2019 en el hotel Etoile, de Presidente Roberto Ortiz 1835, en Recoleta.

Según el empresario, se reunieron entre 5 y 10 minutos en el lobby del hotel: "Le pregunté cómo veía el tema de las amenazas y me siguió diciendo que tratara de no denunciar, ‘manejate con Gustavo y fijate si se puede subir la cuota".

Los investigadores secuestraron dos tíckets de peaje del 13 y 14 de noviembre correspondientes al auto oficial que utilizaba el fiscal regional "que dicen que efectivamente el señor Serjal hizo un viaje a Buenos Aires en esa fecha".

Peiti, por su parte, aportó la factura que da cuenta de que el 14 de noviembre se alojó en el Etoile.

Otro elemento que los fiscales utilizarán para acusar a Serjal son sus visitas al Organismo de Investigaciones (OI) el 16 y el 17 de junio de este año, para interiorizarse sobre una investigación que tenía a Peiti como protagonista.

Según los investigadores, tras esas visitas, el fiscal Ponce le avisó a Peiti, el 30 de junio, que su teléfono estaba intervenido y le aconsejó que lo cambiara, y el capitalista de juego dejó de usarlo el 1º de julio.

Además, le habrían pedido 100.000 dólares para ayudarlo en ese caso, en el que lo querían presentar como "víctima" de una banda que cometía extorsiones.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos