Un policía bonaerense fue separado de su cargo y se lo investiga por un abuso sexual en contra de una compañera de patrulla, a la que obligó a que lo besara en medio de un recorrido que realizaban en el partido bonaerense de Ituzaingó. En su declaración, la mujer policía refirió que su superior le dijo con enojo que él había actuado así asustado por la pandemia del coronavirus, porque pensaba que "se venía el fin del mundo!, y que antes de que eso pase quería intimar con ella. El hecho es investigado por la Fiscalía Descentralizada de Ituzaingó, a cargo del fiscal Marcelo Tavolaro. Según la denuncia de la víctima, una oficial ayudante, el teniente Darío Gabriel Santaite, que manejaba la patrulla, se tiró directamente encima de ella y tomándola del cuello y el pelo la obligó a que lo besara en la boca. La oficial logró defenderse y le clavó una lapicera en el rostro.