"Tenía miedo de quedarme sin comida", confesó Alejandro Orihuela, tenista y estudiante, becado en la Universidad de Cowley, Arkansas, ciudad estadounidense en la que aguarda una oportunidad para regresar a nuestro país. El joven protagonizó un angustiante calvario tras permanecer varado en Nueva York, con poco dinero, sin una residencia, y por si fuera poco fue estafado por una agencia de viajes. Finalmente, la casa de altos estudios lo cobijó nuevamente mientras él tramita la repatriación.

En agosto, Alejandro Orihuela arribó a la mencionada universidad, en la que llevo a cabo sus estudios en la Facultad de Psicología, gracias a una beca deportiva. El joven, de 23 años, oriundo de la provincia de Salta, es tenista, participó de muchos torneos profesionales AAT, y en pocos Futures, que son certámenes para la inserción profesional en dicha disciplina.

Hace tres semanas el centro educativo le otorgó a sus alumnos cinco días de descanso, y como suelen hacer muchos de ellos, Alejandro decidió conocer otro estado. Por lo tanto, viajó a Nueva York, pero allí los casos de coronavirus se incrementaron notablemente en su breve estadía. En consecuencia, el Aeropuerto cerró sus puertas y el tenista no tenía opción de regreso.

El deportista reconoció que "al principio me sentía muy frustrado, porque estaba dando vueltas en Nueva York sin mucho dinero y tenía miedo de quedarme sin comer. La angustia me mataba". Pero afortunadamente, con la intervención del consulado argentino, logró ser alojado en una dependencia de su Universidad.