La sensación es que desde el día que se fue ya tenía ganas de volver. Hablamos del Pity Martínez, quien de River pasó a jugar a la MLS, en el Atlanta United, luego de que el Millonario se llevara la Libertadores 2018.

Allí no tuvo un buen comienzo, lo que motivó aún más sus ganas de algún día volver. "La gente me manda mensajes todos los días con imágenes del gol a Boca, aunque ya ha pasado bastante tiempo".

"Si es por mí, no falta mucho, pero es fútbol, no puedo decir una fecha exacta. Pero si es por mí me encantaría volver dentro de poco". De todas maneras, es por ahora sólo un deseo, ya que el club en el cual juega compró su pase a River, con lo cual la salida, en caso de que quisiera, no sería tan sencilla. Eso sí, extraña mucho a su amigo Enzo Pérez. "Con el Negro hicimos una gran amistad".