La emoción, en ese momento, les ganó terreno a la angustia, el miedo y la desesperación. Mariano Iúdica pudo realizar una videollamada con su hija, Bernarda, radicada en Madrid, fruto de su primer matrimonio, y a través de Instagram compartió su felicidad por verla en buen estado de salud: "Escucharte es todo, pero poder verte, charlar, sentirte sana y serena me sanó el alma", enfatizó el animador de "Polémica en el bar", sensibilizado. "Gracias a Dios, gracias Dios por la señal del celu en el medio de la montaña en una islita", contó. "Gracias Dios por escuchar mi pedido, mis ruegos. Gracias por la señal en el celu de Bernarda. Gracias por esa llamada. Qué alegría, la puta madre. Vamos", lanzó, efusivo por poder compartir un momento con su hija a distancia. Cabe recordar que, a principios de 2019, Mariano Iúdica se abría a contar que Bernarda, su hija de 23 años, había tomado la decisión de dejar el país empujada por la crisis para buscar nuevos horizontes. La joven cocinera se instaló en España y en estos días, en los que el coronavirus tiene a Europa con un gran número de enfermos y muertos, el conductor se mostró preocupadísimo.