Gustavo Morichetti tiene 59 años, y hace 14 años es parte de la División Criminalística Zona Norte. Se inició en la policía colaborando, como dibujante, allá por la década del ´90. Enmarca su labor en el brutal crimen de Santino y la violación de su madre, María Mercedes Subelza en Puerto Deseado como "un paso más" del trabajo conjunto con sus pares de otras unidades y divisiones. Pero fue vital para encontrar a los asesinos. En casos como este, cuando la única imagen que se posee del sospechoso de un delito está solamente en la cabeza de un testigo y/o una víctima, se necesita de un especialista como él para reconstruirla. "Me llamaron a la noche del dia del crimen, ese mismo día la idea era viajar", dijo y recordó que luego le dijeron: "La sedaron, venite mañana". Esperó hasta el viernes y llegó temprano en la mañana. Se dirigió enseguida al Hospital Distrital, donde estaba internada María Mercedes. Al llegar, habló con uno de los hijos de la víctima. "Me comentó que la habían sedado nuevamente. Le dije: "Mirá, si está lucida, con diez minutos que pueda charlar con ella, para mí es suficiente’". El mayor de los hermanos Subelza fue a la habitación, habló con su madre y tuvo aprobación. Rememoró aquella jornada. María estaba sedada pero podía hablar. "Traté de hacer las preguntas pertinentes rápido para hacerme la idea de la persona que vio y en base a eso reconstruí la cara", dijo al señalar que, a los pocos minutos de esta interacción, María se quebró al rememorar lo sucedido y comenzó a llorar. Ahí pararon, "prácticamente lo tenía ya armado. Tardé diez minutos" recordó Morichetti. Demoró eso en hacer el retrato de Omar Alvarado (33). El parecido fue del 80%. Así lo asentó la propia María. También hizo el identikit de Javier M. (16), el menor involucrado. Los datos aportados por María fueron determinantes para dar con ambos. La hermana del hombre esquizofrénico vio el identikit y lo denunció enseguida: "Es él, es mi hermano", fue a plantearle al juez Oldemar Villa, que desatinadamente antes ya lo había liberado tras seis horas en la comisaría. El parecido del menor fue de 60%. Al joven lo ubicó María como quien sostuvo a Santino mientras Alvarado abusaba de ella. Ocultaba su rostro con el buzo, por ello no pudo recordar muchos rasgos. "Me dijo que Alvarado era una persona de mediana edad, de unos 25 a 30 años, con el pelo ondulado, y otra cosa que también fue importante es que se le notaba en el rostro que no había llevado una buena vida, por decirlo de alguna manera. Y también que tenía manchas en la piel como de acné", rememoró el dibujante de Caleta Olivia. "Con casi 30 años en esto, ya no es difícil el trabajo. Lo que sí lo es, es la situación. Por el momento que le hacés pasar a la persona nuevamente. Es muy importante poder interpretar bien las respuestas para llevar a cabo bien el trabajo y así molestar lo menos posible", concluyó.

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos