El derrocado presidente de Bolivia, Evo Morales, le pegó al actual gobierno de su país, al que acusó de haber "destruido la economía".

Al recibir en el doctorado honoris causa por parte de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, en Ushuaia, afirmó que la gestión encabezada por Jeanine Áñez se define como "de transición, cuando es un gobierno de transacción, repleto de hechos corruptos".

Además, aseguró que como consecuencia del "golpe de Estado", tuvo que renunciar a un "legítimo triunfo electoral", pero también "a su posible candidatura a presidente y a senador, aun cuando ninguna norma legal" se lo impide.

Pese a los problemas, Evo manifestó que la democracia "volverá" a su país en los próximos comicios del 3 de mayo y sostuvo que "aunque algunos hermanos se han equivocado, ahora han podido reflexionar".

"Si no hay traición o ambición de grupos, el neoliberalismo no puede volver, ni a Bolivia ni a ningún otro país de la región", concluyó.