E ste no es el tiempo del egoísmo, este no es el tiempo de la indiferencia", advirtió el papa Francisco durante la misa del Domingo de Resurrección.

En una Basílica de San Pedro vacía por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, el Papa pidió ayuda para los más débiles, ya sean personas de manera individual como países enteros.

En un Domingo de Resurrección inédito, en un mundo atravesado por el dolor de las decenas de miles de muertes por un nuevo virus, Francisco dio una respuesta a lo que muchos nos preguntamos: ¿Cómo será el mundo una vez pasada la pandemia?

Y entonces Francisco nos habló de un mundo distinto. Una sociedad global que haga foco en los más necesitados, habló de países unidos más allá de las diferencias históricas y políticas. Determinó que una buena manera de ayudar es "reduciendo, o incluso condonando, la deuda que pesa en los presupuestos de los países más pobres".

El Papa insistió: "Este no es el tiempo de la indiferencia porque el mundo entero sufre y debe unirse contra la pandemia".

"Que Jesús resucitado conceda esperanza a todos los pobres, a quienes viven en las periferias, a los prófugos y a los que no tienen un hogar", dijo.

A una Europa cruzada por las víctimas del coronavirus, principalmente países católicos como Italia y España, Francisco lo habló de dejar a un lado las rivalidades: "Hoy, la Unión Europea se encuentra frente a un desafío histórico, del que dependerá no sólo su futuro, sino el del mundo entero. Que no pierda la ocasión para demostrar, una vez más, la solidaridad, incluso recurriendo a soluciones innovadoras", señaló Francisco tras la bendición "Urbi et Orbi", a la ciudad y al mundo, impartida este Domingo de Resurrección.

Francisco les habló a los gobiernos de su obligación de proporcionar los medios para que todos "puedan tener una vida digna". Y es una obligación que el Papa siente que deben tener durante y después de la pandemia.

El Papa se adelanta así a un mundo distinto. Nos reclama a todos por un mundo más solidario, menos egoísta. Esta pandemia consolidó la idea que en el mundo nadie se salva solo, y que el virus mata a ricos y pobres, al que tiene mucho ûen el sentido material- y al que casi nada tiene.

Nuestro Papa es distinto. Es el necesario para esta etapa histórica. Y se adelanta a un mundo que será distinto.

Ver más productos

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Ver más productos