"El asesino que le disparó a mi amiga Carolina Píparo y mató a su hijo acaba de amenazarla desde la cárcel, ya que autorizaron a los presos el uso de celulares por la cuarentena. Espero la renuncia del funcionario que permitió esta locura y que le saquen ya los celulares a los presos", escribió la víctima de la masacre de Flores.