Las medidas restrictivas tomadas en Italia y en el resto del mundo provocarán, según la Organización Internacional del Trabajo, la pérdida de unos 25 millones de puestos laborales.