Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

Una problemática que se agravó con la avanzada de la venta de droga en la zona que exacerbó el grado de violencia de los robos, que resultaron, incluso, en dos crímenes recientes. Y mientras los ataques se profundizan, no hay respuestas por parte de las autoridades municipales ante el clamor de los habitantes por reforzar las medidas de seguridad.

En el barrio Don Orione, de la localidad de Claypole, sus residentes no tienen paz, sino que pasan sus días atormentados, tomando todas las precauciones posibles para no convertirse en víctimas de los episodios brutales que se suceden allí. Por lo tanto, ante la ausencia de respuestas y su vulnerable situación, optaron por permanecer en sus viviendas el mayor tiempo posible, y sólo salir a la calle para cumplir con las obligaciones diarias.

No obstante, cansados de no ser escuchados por los responsables de Almirante Brown, los propios damnificados decidieron manifestar sus reclamos en materia de prevención. Fue así que tanto ayer como el viernes se autoconvocaron en la esquina de Monteverde y Eva Perón.

Una de las mujeres que encabezada la protesta, llamada Verónica, sufrió en carne propia la inseguridad que recrudece en Don Orione, con el asesinato de su hijo Nahuel Navarro, de 18 años. El 10 de junio pasado personal policial la trasladó a la manzana 12 para reconocer los restos de su hijo, quien había recibido una puñalada en la zona abdominal.

El joven no tenía sus pertenencias, un teléfono celular y una cartera, dando cuenta de que el asesinato se enmarcó en un hecho de robo. Hasta el momento no hay detenidos, los tres sospechosos apresados en principio fueron liberados por falta de mérito y un cuarto se encuentra prófugo.

Otro caso

En octubre pasado, otro vecino fue asesinado de un disparo en el pecho, y en el barrio vinculan la violencia con el narcotráfico que se expande en la zona. "Queremos que se vayan los que venden droga. Somos gente de trabajo que no sale de sus casas por miedo. Sentimos el pánico de que en cualquier momento venga un delincuente y nos mate", cerró Verónica.