E l preocupante avance del coronavirus en nuestro país puso contra las cuerdas a aquellos que por diversas circunstancias carecen de oportunidades para reinsertarse en la sociedad. Ejemplo de ello son los discapacitados y los liberados, ex reclusos que han recuperado su libertad luego de cumplir una pena de prisión en unidad penitenciaria. A ambos los une la triste realidad de tener la única posibilidad de subsistir mediante donaciones. En la 1-11-14, Víctor recorre las calles en el marco del plan Encontrar, una iniciativa que puso en marcha un grupo de hombres y mujeres con un pasado carcelario. La propuesta no sólo radica en identificar y encontrar a vecinos de su misma condición, o que cumplen con un arresto domiciliario, sino también a quienes sufren diferentes discapacidades. En este sentido, el mencionado hombre señaló a Crónica que "los que salen de la cárcel lo hacen con una mano atrás y otra adelante, y no consiguen trabajo, más en estos tiempos en que no hay oferta laboral, y si surge una oportunidad te dejan de lado por vivir en una villa y tener antecedentes". A su vez, se refirió a vecinos que padecen una incapacidad, revelando que "no están recibiendo asistencia ni tampoco pueden llegar al merendero, y en su mayoría viven con sus padres que son adultos mayores".

El testimonio de Víctor da cuenta de dos condicionamientos completamente disímiles pero que confluyen en la misma y desgarradora condición de vivir penando. Respecto de quienes recuperaron su libertad, Claudio Castaño, integrante de la Rama de Liberadas y Liberados de Trabajadores Excluidos, remarcó que "si la situación era bastante crítica porque los compañeros no tenían derecho al trabajo, a la educación y a la salud, en pandemia es aún mayor". Las necesidades apremian principalmente para aquellas madres que continúan su condena en sus domicilios, bajo el control de una tobillera. Por lo tanto, no pueden salir en búsqueda de una oferta laboral o de una ración de comida al menos. Razón por la cual viven de donaciones.

En sintonía, aunque ellos cargan con otro tipo de condena, los discapacitados y sus seres queridos también sobreviven por la caridad. Al respecto, Tania Buitrago, mamá de Eliseo, quien sufre una leucemia linfobástica aguda Pre B, reflejó que "hay papás que van a buscar comida a los comedores, o que reciben mercadería de los comedores de la escuela". En base a su experiencia, Tania enfatizó que "estamos padeciendo bastante la pandemia. Yo siempre digo que somos los olvidados porque a los nenes con cáncer les cuesta conseguir medicación. Muchos han muerto esperándola". Por si fuera poco, es muy frecuente que muchos niños que no cuentan con cobertura social deban movilizarse por sus propios medios hacia un centro de salud para continuar con su tratamiento, e incluso formar largas filas a la intemperie, a la espera de la atención. Al mismo tiempo se le añaden las innumerables precauciones que la joven y su esposo deben tener en cuenta cada vez que los compromisos empujan a transitar por las calles.

Ante semejantes dificultades, tantos los liberados como los discapacitados reconocen "no tener oportunidades como las tiene todo el mundo" y aseguran que "el cambio debe ser cultural".

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos