E l legislador tucumano Ricardo Bussi confirmó este domingo que tiene coronavirus y se transformó de esta manera en el primer político argentino en contagiarse esta enfermedad, hecho por el cual se encuentra en cuarentena en su casa junto a su esposa.

Bussi regresó de un viaje a Brasil el pasado 20 de febrero y aseguró no haber sentido ningún síntoma hasta el lunes por la noche, cuando tuvo "problemas gástricos". Pese a presentar esa situación corporal, decidió asistir el martes a una sesión legislativa en Tucumán y por la tarde comenzó a levantar "fiebre", lo que llevó a que el miércoles lo sometieran a un test por coronavirus.

"Me tomó realmente por sorpresa, pensé que iba a dar negativo, la verdad es que me siento muy bien y por eso me extraña la noticia. Me siento realmente muy bien, muy bien. Estoy saludable, enérgico, estoy comiendo bien y me siento con mucha pila", sostuvo Bussi.

El legislador tucumano descartó que haya contraído la enfermedad en Brasil, ya que regresó "hace más de un mes" y remarcó que es "más que seguro que el contagio haya ocurrido en Tucumán".

La noticia puso inmediatamente en alerta a varios políticos, periodistas y distintas personas que tuvieron contacto con el líder del bloque Fuerza Republicana, que al estar presentes el pasado martes en las sesiones legislativas de la provincia.

Esto obligó a que los otros 46 legisladores que asistieron ese día junto con él debieran someterse también al test por Covid -19 y a la cuarentena, al igual que los periodistas que asistieron a la legislatura tucumana, los empleados que trabajan en el lugar y el propio vicegobernador provincial, Osvaldo Jaldo.

"Se dispone el aislamiento social preventivo y obligatorio al presidente del Poder Legislativo, a la totalidad de los legisladores que participaron de la sesión, del secretario de la Cámara , y a los funcionarios y empleados que concurrieron al edificio de este poder en la fecha antes citada", reza el decreto firmado por Jaldo para mantener aislados a quienes estuvieron en contacto con el legislador enfermo de coronavirus.

Al respecto, Bussi expresó que en los últimos días estuvo en contacto con un "sinfín de personas" que acudieron a su oficina e incluye a "funcionarios de gobierno, presidentes de instituciones importantes de la provincia y personas comunes de algunos barrios carenciados", hecho que genera gran preocupación por la posible propagación que se pudo generar.

Frente a esta situación, varias figuras de la política tucumana cruzaron a Bussi por asistir el martes a la legislatura, que incluye una denuncia judicial por parte del ex legislador radical Fernando Valdez para que se investigue y se actúe "de oficio" contra él.

Al respecto, Bussi señaló que hasta antes de la sesión del martes no presentó "síntomas" de coronavirus y que desde el martes está en cuarentena.