Con 680 diagnósticos confirmados en todo el país, Argentina dispuso la emergencia epidemiológica. La detección y tratamiento adecuados puede reducir el riesgo de mortandad.