A fin de preservar la integridad física de sus futbolistas, de los entrenadores y de todo el personal de los clubes, las grandes ligas de fútbol les pusieron días atrás un freno a las competiciones, y en las últimas horas, además, la liga española anunció que el parate de la pelota continuará hasta que lo decida el gobierno.

La Real Federación Española de Fútbol y La Liga llegaron a un acuerdo para suspender las competiciones profesionales y dejaron el regreso de la actividad en manos de las autoridades del país, quienes se encargarán de dar el visto bueno cuando ya no haya riesgo. Tras una reunión que mantuvo ayer la Comisión de Seguimiento, conjunta entre la RFEF y La Liga, en la cual se decidieron los pasos a seguir en el fútbol español, que se suspendió el 12 de marzo, se informó mediante un comunicado oficial que "se acuerda la suspensión de las competencias profesionales de fútbol hasta que las autoridades competentes del gobierno de España y de la administración general del Estado consideren que se pueden reanudar y ello no suponga ningún riesgo para la salud".