California es el tercer peor estado de EE.UU. en materia de muertos. Washington sigue teniendo el mayor número de víctimas mortales, con 74 fallecidos, seguido de Nueva York, con 29.