F inalmente ayer se hizo oficial la suspensión de los partidos del fútbol argentino por pedido del Gobierno a la AFA y la Superliga, además de cancelarse los entrenamientos de todos los equipos hasta el 31 de marzo. La decisión se adoptó en el marco de las nuevas medidas para prevenir el contagio y la expansión del coronavirus.

A través de un comunicado dirigido a Claudio Tapia y Marcelo Tinelli, presidentes de la AFA y la Superliga, respectivamente, el Ministerio de Turismo y Deportes solicitó que la medida entre en vigencia hasta fin de mes en todas las categorías del fútbol argentino.

"En virtud de la situación de público conocimiento, en el marco de las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno Nacional y habiendo recibido la preocupación de parte de Futbolistas Argentinos Agremiados, solicitamos tenga a bien suspender la realización de los partidos de todas las categorías programados por la entidad que usted preside hasta el 31 de marzo de 2020. Asimismo, recomendamos la suspensión de los entrenamientos de los planteles por el mismo período", indicó el comunicado del Ministerio enviado por Marcelo Tinelli, flamante presidente de la Superliga, quienes hasta hace poco compartía dirigencia en San Lorenzo con Lammens.

De esta manera, AFA y Superliga comunicaron inmediatamente la suspensión de todos los campeonatos hasta el 31 de marzo inclusive, aunque el reinicio dependerá de la situación sanitaria en nuestro país.

De esta manera, los equipos de fútbol también dejarán de entrenarse a partir de ayer para evitar la expansión del coronavirus, y los futbolistas tendrán que entrenar por su cuenta en sus casas con la planificación indicada por los cuerpos técnicos de cada club.

Hay que destacar también que la suspensión iba a hacerse efectiva luego de los partidos programados del Primera D: Muñiz-Centro Español y Claypole-Paraguayo, y el de la Primera Nacional, entre Gimnasia de Mendoza-Sarmiento, sin embargo a poco de conocerse la noticia desde la AFA decidieron posponer esos encuentros. También había sido suspendido, en este caso por presión de los jugadores, el encuentro por Copa Argentina que debían jugar ayer Independiente y Villa Mitre de Bahía Blanca, y que fue reprogramado para el próximo el 1° de abril.