Los camaristas argumentaron que la sede prevista para la audiencia era reducida e iban a estar presentes todas las partes, incluidos los acusados. La intención, con la suspensión, es evitar la propagación del virus.