El muchacho muerto se juntaba con otros sujetos del asentamiento y era habitual que, por los distintos pasillos, llegaran en grupo al Acceso Sudeste para desvalijar a automovilistas.