E n el segundo día hábil de las nuevas restricciones, los controles de las fuerzas de seguridad en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires generaron largas filas de vehículos e importantes demoras.

En los controles intervienen fuerzas de seguridad nacionales, provinciales y porteñas que llevan a cabo controles estrictos para mitigar la pandemia del coronavirus.

Se verificaron vehículos particulares y el autotransporte para inspeccionar si quienes transitaban tenían su correspondiente permiso de circulación por ser trabajadores esenciales o por alguna razón de fuerza mayor.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, aseguró que "ojalá hubiera otra forma de controlar la circulación" y destacó que no se dispone "de otro mecanismo que no sea el que se realiza, porque además desalienta a aquellos que quieren circular pero no pueden".

"Está claro que con esta clase de controles hay demoras para llegar a los lugares de trabajo", admitió en declaraciones radiales.

Anunció que a partir del lunes venidero "volveríamos a hacer lo que veníamos haciendo hasta el viernes pasado: el control más estricto desde las 6 hasta las 20 en el autotransporte", y subrayó que "ahí estará puesto el mayor control para que viajen sólo los esenciales".

Los controles se realizan en las avenidas Rivadavia y General Paz; en el Puente Pueyrredón, que une la Capital Federal con Avellaneda; en la bajada de la Autopista del Oeste en Liniers, y en el Acceso Norte, donde se verifican los que ingresan desde la zona norte.

Unos 71 puntos de ingreso a la ciudad de Buenos Aires, sobre el total de 127, permanecen cerrados, y los cruces habilitados son 56, como parte del programa de restricciones que continuarán hasta el próximo domingo.

Otros puntos que se controlan son las zonas del Parque Sarmiento y Palermo, en la ciudad.