La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, destacó al inaugurar un nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial que su gestión trabaja "para el 2030" en obras de infraestructura con apoyo del gobierno nacional. Aseguró que se "continúa con el apoyo de Nación la usina termoeléctrica de Río Turbio", en uno de los pasajes más aplaudidos de su discurso, durante el cual subrayó: "Esta gobernadora persistente nunca abandonará el desarrollo de las obras públicas".

"Hemos crecido a pesar del desorden administrativo, la falta de recursos y apoyo que encontramos cuando iniciamos la gestión. Es importante ser conscientes de lo que pudimos transitar", señaló ante el cuerpo de legisladores. Hace cuatro años, cuando se inició su primer mandato, había en las arcas provinciales "un déficit de 510 millones de dólares, una deuda flotante de 395 millones de dólares y un stock de deuda de 678 millones de dólares". Igual, al cierre de 2019, tenemos "un presupuesto equilibrado", y al que sólo le "queda un tercio de deuda flotante".