D os hombres irán a juicio acusados de haber violado y asesinado a una mujer con retraso madurativo con la que convivían en el partido bonaerense de San Fernando, en lo que fue el último femicidio de 2018. Uno de los imputados quedó incriminado por un singular peritaje odontológico y también porque la víctima tenía como mascota un loro que fue hallado en la escena del crimen diciendo la frase "ay no, por favor soltame".

El femicidio de Elizabeth Alejandra Toledo (46) fue cometido el 30 de diciembre de 2018 en una vivienda del barrio Presidente Perón, en Virreyes Oeste. Los dos acusados son Miguel Saturnino Rolón (52), alias Mambo, y Jorge Raúl Álvarez (64), alias Tío Jorge, quienes serán juzgados por "abuso sexual agravado y homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género (femicidio)", delitos que prevén prisión perpetua. Toledo apareció asesinada desnuda, tirada boca arriba sobre uno de los colchones que había en el piso, con visibles golpes en el rostro. La autopsia determinó que había sido violada, golpeada y que la causa de muerte fue un estrangulamiento manual. Pero los forenses encontraron en el antebrazo derecho de la víctima marcas de mordeduras que terminaron siendo clave para comenzar a esclarecer el asesinato.

Los peritos odontólogos hicieron con moldes una copia exacta de la dentadura de cada uno de los sospechosos y al comparar la mordida de cada uno de ellos con las marcas halladas en la víctima, llegaron a la conclusión de que coincidían en tres puntos con "el canino, primer premolar y segundo premolar" de la arcada inferior izquierda del imputado Mambo Rolón, según el peritaje. Él fue la persona que dio aviso al 911 para reportar que había hallado a Toledo asesinada.Y se autoincriminó cuando dijo que "seguramente" la habían "estrangulado". En el caso de Álvarez, una pericia de ADN concluyó que su perfil genético coincide con el semen hallado en la víctima.

Además, un efectivo de la comisaría de Virreyes Oeste declaró que mientras estaba de consigna a la espera de la llegada de la fiscal y los peritos, escuchó "gritos provenientes del interior de la vivienda, donde sólo estaba el cadáver de Toledo. Entró y vio un "loro de color verde y tamaño estándar" dentro de una jaula blanca. Cuando se retiraba, volvió a escuchar gritar al loro la frase "¡Ay, por favor, soltame, ay, no!".

Por su parte, una almacenera que le vendía semillas para el loro y era vecina de la víctima, afirmó que una vez lo escuchó repetir la frase "¿Por qué me pegaste?" .

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos