Bolsonaro incluyó las "actividades religiosas de cualquier naturaleza" en la lista de servicios esenciales que deben permanecer en funcionamiento a pesar de las restricciones.