S e cumplen hoy 60 años de la llegada de Ham al espacio. Este fue el primer chimpancé que viajó fuera de la Tierra y lo hizo a bordo de la nave Mercury Redstone. El viaje duró 16 minutos y medio y se adelantó por unos meses al del primer humano, el ruso Yuri Gagarin.

El 31 de enero de 1961 la NASA dio un importante paso en la carrera espacial: el chimpancé conquistaba el espacio 10 semanas antes de que lo lograse el astronauta ruso Yuri Gagarin. En aquel momento, Ham colocaba su nombre junto al de la perrita Laika como uno de los animales más famosos que han viajado al espacio. Claro que lo hizo con mejor suerte: el chimpancé volvió con vida, la perrita murió en el viaje.

El nombre de Ham es el acrónimo del laboratorio donde recibió el entrenamiento necesario antes de embarcar en la nave, el Hollomans’Aero-Medical. El chimpancé había nacido en Camerún en julio de 1957, desde donde lo trasladaron a la base de la fuerza área estadounidense en Nuevo México en 1959.

La nave que transportaba al chimpancé se elevó a 253 km por sobre el planeta con una velocidad de 9.426 km/h aproximadamente. Ham experimentó 6,6 minutos de ingravidez durante los 16 minutos y medio que duró su viaje. De regreso, el chimpancé amerizó en el Océano Atlántico a más de 95 km del barco que le recogería. Un examen médico posterior dictaminó que, aunque Ham estaba cansado y deshidratado, su estado de salud general era bueno.

La misión de Ham abrió la puerta para el futuro viaje del primer norteamericano en el espacio, Alan Shepard Jr., el 5 de mayo de 1961. El primer humano que lo consiguió fue el ruso Yuri Gagarin el 12 de abril de 1961, a bordo de la nave Vostok 1. Este año también se cumplirán 60 años de la hazaña de Gagarin.

Tras su periplo espacial y muchos estudios médicos, en 1963 Ham fue a vivir al Zoológico de Washington, donde permaneció hasta septiembre de 1980 cuando se trasladó al Parque Zoológico de Carolina del Norte en Asheboro, lugar en que falleció en enero de 1983.

El Instituto de Patología de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos se quedó con el esqueleto del chimpancé que llegó al espacio para someterlo a nuevos estudios y en la actualidad sus huesos forman parte de la colección del Museo Nacional de la Salud y Medicina, en Washington DC. Los demás restos mortales de Ham se encuentran en el Paseo Espacial Internacional de la Fama, en Almagordo, Nuevo México.

El primer animal que participó en una misión espacial fue el mono Albert I, el 11 de junio de 1948. Desde entonces, otros monos, chimpancés, ratones o conejos sirvieron a los científicos de Estados Unidos y de la Unión Soviética en sus investigaciones para conseguir que el hombre pudiera viajar al espacio, en medio de la carrera espacial entre las dos potencias.

En 1957, el año en el que nació Ham, el Sputnik 2 ruso partía con la perra Laika a bordo. El animal viajó en un habitáculo de metal y falleció a las pocas horas del despegue debido al estrés y altas temperaturas.