Con el foco puesto sobre el área Metropolitana de Buenos Aires, que comprende a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los municipios del conurbano bonaerense -donde se da el mayor riesgo de infección-, el presidente recibió a un grupo de intendentes para repasar la situación y coordinar acciones.

Durante el encuentro, del que participaron también el gobernador Axel Kicillof y el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli, el mandatario pidió datos sobre disponibilidad de camas y la situación socioeconómica de los barrios más humildes.

Durante el encuentro se decidió armar un comité de emergencia para que los intendentes tengan contacto directo con los ministros, y se anunció que la próxima semana habrá anuncios de obras públicas para los hospitales públicos que necesiten refacciones.

También se habló de la necesidad de distribuir alimentos para contener el parate económico, que afectará al sector del conurbano más golpeado por la crisis y cuyo trabajo es informal. Se planteó como posibilidad ampliar el rol de las organizaciones sociales o repartirlo directamente desde cada distrito.

Por su parte, el presidente reclamó que las policías locales hagan tareas de control de los transeúntes, y remarcó la importancia de seguir controlando los precios.