Los muertos en Italia con el coronavirus alcanzaron ayer los 1.441, lo que supone un incremento de 175 en las últimas veinticuatro horas. El número de enfermos actualmente es de 17.750 personas, 2.795 más en comparación con los datos del viernes, y los curados son 1.966, es decir, 527 más que en el último boletín.

El gobierno italiano ha decretado restricciones de movimiento y sociales en todo el país para tratar de contener la pandemia y en las próximas horas se prevé que apruebe un paquete de ayudas a las familias y empresas damnificadas. El dato diario de 175 muertos es el menor de los últimos cuatro días. Se trata de personas mayores que enfermaron hace una o dos semanas, indicó el presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Busaferro.

Señaló que ahora las personas vulnerables como ancianos están menos expuestos por las medidas del gobierno italiano, que ha pedido no salir de casa, y reclamó esperar "algún día" para valorar sus efectos.