"Mi mamá era una persona muy sociable. Todo el mundo la conocía. La querían mucho porque era muy alegre y no me extrañaría que en Montañita pasara lo mismo", expresó David Ludueña, uno de los cinco hijos de Pedraza, antes de abordar el avión a Ecuador.