La justicia evalúa condenarlo por la propagación a una enfermedad contagiosa y peligrosa. Además, se podría disponer un embargo monetario, como sucedió en el caso del "surfer", a quien se le declaró un embargo de $500.000