Unos 950 argentinos a bordo de un crucero que tenía como destino Europa viven momentos de incertidumbre. El barco, que zarpó el 3 de marzo desde Buenos Aires y tenía previsto llegar a Génova el 24 de marzo, no puede llegar a ningún puerto italiano.